lunes, 17 de abril de 2017

Cookies de zanahoria, pistachos y té matcha

         

          Por raro que parezcan unas galletas de zanahoria, os aseguro que son irresistibles... Quedan jugosas por dentro, crujientes por fuera, y la combinación de sabores zanahoria - especias - pistachos - té matcha- no podría ser mejor...

          Esta semana Santa no han caído torrijas...(algunas de mi madre en verdad sí), pero por cookies no ha sido... Poco a poco os iré mostrando mis últimas conquistas de cookies, que me están volviendo loca...

          Os dejo la receta que ya voy tarde! Esta semana voy a tope preparando tartas y demás dulces para comuniones... pero la receta de cada lunes no iba a faltar... (ya os mostraré fotitos de los Candy Bar que montaremos mi hermana y yo esta semana... estoy segura que quedarán geniales...;))

          Anímate a prepararlas! si no tienes té matcha puedes prescindir de él... aunque un botecito de este té en casa nunca os vendrá mal, aunque el precio es un poco alto, en las recetas utilizamos tan solo unos gramos y os durará mucho tiempo. Paso a la receta!... Que tengáis un feliz lunes y feliz semana en general ;)

INGREDIENTES:

  • 275 g de Harina
  • 150 g de Mantequilla
  • 140 g de Azúcar
  • 80 g de Zanahoria rallada
  • 7 g de Sal
  • 1 pizca de Bicarbonato
  • 1 pizca de Jengibre, Canela, Clavo, Nuez moscada y Pimienta negra
  • 10g de Pistachos troceados
Para la arena de pistachos:
  • La punta de una cucharilla de Té matcha
  • Una pizca de azúcar glas
  • 5-6 Pistachos.

ELABORACIÓN:

  1. En una procesadora batimos la mantequilla pomada con el azúcar.
  2. Agregamos la zanahoria y seguimos batiendo.
  3. Vamos echando los ingredientes secos, amasamos muy brevemente y enfriamos la masa en el frigorífico.
  4. Hacemos la arena de pistachos: en una picadora ponemos los pistachos con el azúcar glas y el té Matcha, y hacemos una arena, con cuidado de no triturar demasiado porque los pistachos soltarán grasa y se nos apelmazarán.
  5. Precalentamos nuestro horno a 175-180ºC. 
  6. Formamos nuestras galletas con la forma que queramos. En este caso yo hice bolitas de unos 40 g y las aplasté haciendo forma de galletas. 
  7. En la bandeja de horno ponemos papel vegetal y colocamos nuestras galletas. Por encima ponemos la arena de pistachos y metemos al horno unos 14 minutos.
  8. Pasado el tiempo, sacamos la bandeja del horno y esperamos unos minutos antes de colocar con ayuda espátula en una rejilla para que enfríen.
  9. Una vez frías, las guardamos en una cajita de latón o de plástico y se mantendrán perfectas durante una semana. Si queréis podéis guardar masa de galletas en el congelador y hacer más cuando las necesitéis...

domingo, 9 de abril de 2017

Cheesecake con chocolate negro


          No hay postre más acertado que un rico cheesecake...y ya si le sumamos chocolate ni te digo...
Esta tarta la tenemos en unas horas lista para comer, pero solo tendremos que dedicarle 10-15 minutos...Te animas?

INGREDIENTES:


  • 600 g de Queso crema 
  • 180 g de Nata
  • 100 g de Nata para el Chocolate
  • 275 g de Huevo (sobre unos 5 huevos)
  • 150-200 g de Azúcar (depende de lo dulce que nos guste)
  • 250 g de Chocolate de cobertura
  • 1 Cdta de Esencia de vainilla


Para la base:


  • 15 Galletas digestive o casi un paquete de Galletas tipo María (si la quieres sin gluten, utiliza galletas sin gluten)
  • 50-60 g de Mantequilla derretida


UTENSILIOS:

  • Molde desmoldable de unos 24 cm "encamisado" (le extendemos mantequilla y le ponemos harina para que se forme una capa que evitará que la tarta se nos pegue al molde)
  • Papel vegetal para la base del molde (nos ayudará a separar la base del molde de la base de galletas)

ELABORACIÓN:

  1. Trituramos las galletas en un procesador y le añadimos la mantequilla derretida. Mezclamos bien hasta formar una masa y la extendemos en el fondo del molde.
  2. Precalentamos el horno a 200ºC
  3. Calentamos la nata con el chocolate, mezclamos bien y reservamos.
  4. Batimos todos los ingredientes evitando montar los huevos (ya que no queremos burbujas) y lo vertemos en el molde.
  5. Vamos añadiendo por encima la mezcla de chocolate y nata de forma no uniforme, algunas partes quedarán más en la superficie y otras quedarán más adentro de la tarta.
  6. Metemos la tarta en el horno y bajamos la temperatura a 180ªC durante una hora.
  7. Pasado este tiempo, apagamos el horno y dejamos la puerta entreabierta para que vaya templando poco a poco en su interior.
  8. Una vez fría, desmoldamos.
          

domingo, 2 de abril de 2017

Pancakes, tortitas o panqueques...


          Este es el resultado de levantarse la primera en casa... Me encanta levantarme con tiempo, preparar el desayuno para todos e ir uno por uno levantándolos... ¡Arriba que hay tortitas!

          No se si me gusta tanto hacer tortitas como comérmelas...jaja! vaya vicio... 

          Las comemos saladas, con huevos revueltos y aguacate, o dulces como se ve en la foto, con queso y mermelada, con chocolate y nata, con frutas...

          El caso es que están buenísimas y son super fáciles de preparar...;) Esta receta que os propongo es una adaptación de uno de mis libros de cocina favoritos... que por cierto a ver si un día subo un post y os recomiendo algunos de ellos... Paso a la receta!

INGREDIENTES:

  • 200 g de Harina de trigo
  • 2 Huevos L
  • 1 Clara de huevo a punto de nieve
  • 150 g de Leche
  • 40 g de Mantequilla fundida
  • 20 g de Miel o Sirope de agave
  • 20 g de Azúcar
  • 5 g de Sal
  • 14g de Impulsor (levadura química tipo royal)

ELABORACIÓN:

  1. En un bol batimos los huevos con el azúcar.
  2. Agregamos la miel y la mantequilla fundida agitando con unas varillas.
  3. Poco a poco vamos echando la leche y mezclamos todo con la harina, la sal y el impulsor, ambos tamizados.
  4. Una vez tengamos todo bien mezclado, con movimientos envolventes y con ayuda de una lengua, vamos introduciendo la clara de huevo a punto de nieve.
  5. Metemos nuestra mezcla en una manga pastelera (no es necesario, pero así controlaremos mejor el tamaño y la forma de nuestras tortitas. También podemos poner nuestra masa en la sartén con ayuda de un cazo)
  6. Ponemos a calentar una sartén antiadherente, le ponemos un poco de mantequilla y una vez caliente empezamos a hacer nuestros pancake. Les damos la vuelta una vez que veamos que se haya dorado la parte de abajo. Los primeros os saldrán peor, pero una vez le pilléis el tranquillo os saldrán perfectos.

domingo, 26 de marzo de 2017

Pan de masa madre con harina integral de espelta, pasas y nueces



          Qué de tiempo sin hacer pan! Estaba deseando usar a Hilda, la masa madre de un amigo mío que lleva años con ella ;) jaja! sí...ya le ponemos nombres y todo...XD
Yo tengo la mía propia, Peggy... Pero en este caso es Hilda la culpable de estas tres hogazas...

          Hacer pan con tu propia masa madre natural es una pasada... Saber que cada una de esas alveolas que se forman no son productos de levaduras compradas es muy gratificante, además del aporte de sabor que es inigualable...

          Bueno... en primer lugar os voy a explicar como hacer vuestra propia masa madre. Pincha aquí y os explico paso a paso como hacerla.

          Son múltiples los beneficios de usar masa madre para nuestros panes... éstos se conservarán durante más tiempo en buen estado por su acidez y el sabor será superior...

INGREDIENTES:

  • 150 g de Masa madre
  • 350 g de Harina de trigo panificable (de fuerza media)
  • 150 g de Harina integral de espelta
  • 320 g de Agua
  • 20 g de Miel
  • 10 g de Sal
  • 60 g de Pasas
  • 60 g de Nueces

ELABORACIÓN:

  1. Refrescamos nuestra masa madre unas 3 horas antes de hacer nuestra masa de pan. Otra opción es, si vamos a hacer pan por la mañana, dejarla refrescada por la noche y a temperatura ambiente.
  2. En un bol ponemos todos los ingredientes menos la sal y los frutos secos. Mezclamos bien con una cuchara y una vez que lo tengamos, nos ayudamos de nuestra propia mano para mezclar bien. Reposamos unos 10 minutos en el bol tapado herméticamente para que no se deshidrate la masa (con film transparente)
  3. Bajamos la masa a la mesa de trabajo y la amasamos durante unos minutos.
  4. Agregamos la sal y amasamos para integrarla bien.
  5. Amasamos durante 10 minutos en el caso de que tengamos una amasadora, Si lo queremos hacer a mano, haremos 3 amasados de 10-15 segundos alternándolos con 3 reposos de 10 minutos.
  6. Con ayuda de un poco de aceite extendemos la masa en forma rectangular y le agregamos los frutos secos por la superficie. Los presionamos para que penetren bien en la masa.
  7. Partimos el rectángulo a la mitad y superponemos la masa una encima de otra y enrollamos.
  8. Fermentamos la masa durante 3 horas tapada herméticamente.
  9. Pasado el tiempo, precalentamos el horno a  250ºC.
  10. Formamos la forma de pan que queremos. Para ello es necesario tener en cuenta que la superficie ha de quedar tensa.
  11. Antes de meter nuestro pan en el horno, le hacemos cortes, como los que vemos en la imagen.
  12. Metemos el pan en el horno con hidratación durante los primeros 15 minutos. Para ello, pondremos una bandeja con un vaso de agua hirviendo.
  13. Pasado el tiempo, bajamos la temperatura del horno y sacamos la bandeja del agua.
  14. Tras 40 minutos ya tendremos listo nuestro pan. Si tenemos termómetro, podríamos comprobar que su interior a sobrepasado los 85ºC (90ºC en panes no enriquecidos). Pondremos el pan boca abajo durante un tiempo hasta que temple sobre una rejilla.


Cómo hacer tu propia masa madre

          Hacer masa madre es fácil y no requiere ningún esfuerzo. Tan solo hay que dedicarle unos minutos al día durante unos 5 días aproximadamente.

          Pero antes de conocer y ponernos a preparar nuestra masa madre es importante conocer la función de la levadura cuando hacemos pan: la Fermentación

          La fermentación es el proceso en el cuál las levaduras, presentes de manera natural en los cereales (en el salvado), en la piel de las frutas, en las pasas..., transforman los azúcares presentes en la masa en gas carbónico y alcohol etílico.

Azúcar + Levadura = Gas Carbónico + Alcohol etílico

          Este gas carbónico es el causante de las alveolas que se forman en la miga de nuestro pan. Cuando metemos nuestro pan en el horno, lo primero que ocurre es que el calor sellará la superficie de nuestro pan, impidiendo que el gas carbónico salga de la masa, al mismo tiempo que se cocerá poco a poco la masa hasta llegar a su corazón, dándole esa forma alveolada características de la miga. El alcohol etílico se evapora gracias a la alta temperatura del horno.

         La levadura de cerveza (Saccharomyces cerevisae) es el tipo de levadura que se comercializa para hacer nuestras fermentaciones, pero debemos saber que hay una gran variedad.

¿Qué es la masa madre?

          Hay una manera de hacer que nuestra masa fermente de forma natural sin hacer uso de levaduras comerciales: agregándole masa madre.

          Una masa madre es una especie de ecosistema, en el que una mezcla de harina y agua mantienen vivas una gran cantidad y variedad de levaduras y bacterias. La variedad de estas y la cantidad dependerá de multitud de variables, como son la temperatura, el tipo de harina, el recipiente donde la conservamos, etc.

Elaboración de nuestra masa madre

1º día: 
En un bote de cristal ponemos:
50g de Harina integral de centeno o de trigo + 50g de Agua
Mezclamos bien y lo tapamos herméticamente.
Dejamos nuestro bote en un lugar fresco y seco.

2º día:
Repetimos la operación pasadas 24 horas. A la mezcla anterior le agregamos 50g de Harina integral y 50 g de agua. Movemos bien y cerramos herméticamente hasta el siguiente día.

3º día:
El total del peso de nuestra masa actual es de 200g, así que le quitamos 100g y le agregamos 50g de Harina integral y 50g de agua.
Pinta con un rotulador permanente la altura de nuestra masa y al cabo de 2 horas observa si la masa está burbujeando y ha subido de nivel. Si no ocurre en el 3º día ocurrirá en el 4º.

4º día:
Hacemos la misma operación que al día anterior. Retiramos la mitad de la masa y agregamos 50 g Harina integral y 50 g de agua. 

5º día: 
Volvemos a repetir lo mismo que el día anterior y ya tendremos nuestra masa madre. Podemos seguir alimentándola durante varios días (6-7) y ya la tendremos lista para usarla.

          Para conservarla la metemos en la nevera, la temperatura baja adormecerá las levaduras. Lo ideal sería que refrescásemos nuestra masa madre cada semana agregándole su pesa en agua y harina. Cuando la vayamos a usar debemos de hacer varios refrescos antes, por ejemplo 3 días seguimos.

          Para usarla lo ideal es que esté activa, y para ello debemos refrescarla unas 3-5 horas antes de usarla, o si la vamos a usar por la mañana, resfrescarla justo antes de irnos a dormir.

domingo, 19 de marzo de 2017

Medias Noches


          Después de casi tres meses sin compartir ni una sola receta con vosotros, por fin os traigo una de las muchas que tengo pendientes... prometo que mi tardanza está justificada!...pero espero que no vuelva a ocurrir...XD

          Estos bollitos que os propongo son muuy versátiles ;) Ya que se trata de una masa brioche liviana (con poca mantequilla) que podemos usar tanto para hacer panes para hamburguesa, como para hacer los conocidos bollitos de leche o suizos.

Esta receta es una adaptación de la mamá de mi amigo Migue... tras probar uno de ellos me enamoré y no dudé en pedirle la receta...;)

          Podemos agregarle chips de chocolate transformándolos en unos ricos "doowaps o weikis", o agregarle menos azúcar y rellenarlos como pequeños bocaditos salados...

           Son muy fáciles y rápidos de preparar... Aquí os dejo la receta paso a paso ;)

INGREDIENTES:

  • 500 g de Harina
  • 250 g de Leche
  • 75 g de Mantequilla
  • 75 g de Azúcar
  • 5 g Sal
  • 7 g Levadura seca
  • 1 Huevo
  • Doradura para pintar los bollitos: 1huevo, 2 cdtas azúcar, 1 pizca de sal y 2 cdas de nata o leche entera.

ELABORACIÓN:

  1. En un bol mezclamos todo menos la mantequilla con ayuda de una cuchara.
  2. Una vez lo tengamos todo bien mezclado, ponemos la masa en la mesa de trabajo y la rompemos bien para que se hidrate bien la harina y amasamos.
  3. Dejamos que repose unos 20 minutos tapada con papel film en el bol.
  4. Agregamos la mantequilla a la masa y amasamos hasta que quede totalmente integrada y maleable. 
  5. Volvemos a tapar la masa y esperamos unos 30 minutos a que fermente.
  6. Hacemos bolitas de unos 40-50 g y las dejamos que fermente durante unos 15-20 minutos.
  7. Precalentamos el horno a 180 ºC.
  8. Pintamos los bollitos con las doradura y metemos en el horno a 180ºC unos 15 minutos.
  9. Sacamos los bollos de la bandeja y los colocamos en una rejilla para que temperen.